2017 Press

Feb 27, 2017 by

Monteverdi — San Lorenzo de El Escorial

con Manuel Minguillón (Archilaúd)

Fue un auténtico tour de force para Ferri-Benedetti, al que también, en su desempeño canoro, se le puede aplicar el símil de la esencia de perfume: es menos conocido que otros colegas suyos, pero bastante mejor que casi todos ellos. Tiene una voz realmente bella (algo que no siempre se da en un contratenor), posee una técnica prodigiosa (son muy pocos los que le pueden superar o, al menos, igualar en este apartado) y desarrolla un sentido de la teatralidad —vocal y escénica— que contribuye a que el espectáculo sea realmente eso, espectáculo. Y, sobre todo, conoce a la perfección el material musical con el que trata: Monteverdi fue el padre de la seconda prattica y la seconda prattica exigía aquello de “prima le parole, e poi la musica”, por lo que tanto Ferri-Benedetti como Minguillón pusieron su talento al servicio del texto (Ferri-Benedetti cuenta con una ventaja: es italiano y se entiende todo lo que dice, cosa que no se da con frecuencia en muchos cantantes, incluidos no pocos italianos).”

SCHERZO (online) Feb 2017